2e1ax_default_entry_julie-y-julia-014

Los muebles de cocina han servido en innumerables ocasiones como escenario de rodaje. Aprovechando el constante interés que suscita el tema gastronómico entre los amantes del cine, se han ambientado infinidad de escenas de película entre las sartenes y ollas de todo tipo de cocinas: antiguas, vanguardistas, particulares, de restaurantes,...

Os ofrecemos una breve reseña de las que, a nuestro juicio, constituyen cuatro excelentes ejemplos de lo que pueden dar de sí los temas culinarios en la pequeña o gran pantalla cuando se realizan, cual si fuera la receta de algún plato, con maña, amor e imaginación.

 

1. El festín de Babette (1987)

Basada en un cuento de Isak Denisen y dirigida por Gabriel Axel, esta película danesa recrea los avatares de una francesa huida a Dinamarca que, tras tocarle la lotería, decide celebrarlo con una cena a la que invita a sus recelosos huéspedes. En varios momentos de la preparación, la historia discurre entre los muebles de cocina típicos de finales del XIX. Compárese lo que hemos perdido en dedicación y ceremonial con lo que se ha ganado en comodidad y estética.

 

 

2. Chocolat (2000)

Teniendo como fondo la chocolatería de un pintoresco pueblo francés e impregnada del pulcro y apasionado trabajo con el chocolate en todas sus formas, un magnífico reparto de actores, entre los que destacan Juliette y Johnny Deep, da vida a una fábula sobre la construcción de la personalidad enfrente de los convencionalismos sociales.

De trama sencilla y agradecida, esta encantadora historia discurre la mayor parte del tiempo entre el obrador de la chocolatería (de dónde salen todo tipo de dulces en forma sólida y líquida) y el resto de sus estancias. 

La pulcritud del trabajo, de los elementos de los que se ayuda en la preparación y el exquisito resultado final propician tanto las ganas de comer bombones como la de intentar elaborarlos nosotros mismos.

 

 

3. Ratatouille (2007)

Las películas de dibujos animados también se han adentrado en las temáticas y en los muebles de cocina. Desde un restaurante parisino de primera categoría, alternando el comedor de los clientes con la zona de preparación de las comidas que degustan, se defiende la pasión por el trabajo y el ansia de superación personal a través de una rata cocinera que persigue su sueño de convertirse en chef de humanos hasta conseguirlo.

Por en medio, una inmensa cocina profesional donde su personal trabaja con mayor o menor fortuna en elaborar las comandas. 

 

 

4. Sin  reservas (2007)

Esta coproducción estadounidense y australiana protagonizada por Catherine Zeta-Jones y Aaron Eckhart proporciona una visión sobre la vida personal de los chef mucho más realista que la los distintos medios suelen ofrecernos. Las rivalidades profesionales, la falta de tiempo para construir las relaciones familiares y sentimentales se manifiestan casi siempre entre los utensilios y muebles de cocina del restaurante.

Otro ejemplo, éste más real, de las evidentes diferencias entre la cocina de nuestras casas y la profesional.

 

Por si no hubieras tenido bastante, Cocinas Ivory posee una amplia oferta de cocinas de película entre la que podrás elegir los muebles de cocina apropiados a cada estancia.

Cuéntanos lo que quieres.

Cocinas Ivory, en color y aptas para todos los públicos.